Crític Cerca
Opinió
Santiago López Petit

Santiago López Petit

Químic i filòsof

Final de partida

Una bandera no es más que una bandera, y el odio contra esta sociedad injusta y miserable no necesita ninguna para expresarse. Pero hay que ir hasta el final.

22/10/2019 | 19:00

Una manifestante expresa su protesta en silencio durante la ocupación del aeropuerto del Prat / IVAN GIMÉNEZ

El Estado español nunca concederá la independencia a Catalunya. Y si no hay negociación, si no se produce una separación negociada, la historia nos enseña que la única opción posible es la guerra. Por razones económicas evidentes, pero sobre todo porque supondría su propio suicidio político, el Estado español jamás podrá acordar un auténtico referéndum de independencia. A la idea de España, y a su materialización en el Estado español, corresponde un concepto de unidad que subsume completamente las diferencias. Todas. Las que habitan en la periferia, tanto como las que habitan en el centro. Durante el franquismo en la escuela nos explicaban que España era “una unidad de destino en lo universal”.

¿Final de partida, pues? La guerra como hora de la verdad. La determinación del enemigo nos determina a nosotros mismos en lo que somos y podemos llegar a ser. Nos devuelve, sin engaño alguno, aquello que realmente nos constituye. Por esa razón, la guerra es un combate a vida o muerte. Uno de los políticos exiliados en Bélgica, en un arranque de sinceridad y posiblemente a causa de su situación personal, habló claro: “Si consideramos que la república catalana es la condición de una ciudadanía plena, que no eres libre si no eres plenamente ciudadano, la pregunta —injusta y desagradable, pero inevitable— es qué precio estamos dispuestos a pagar por nuestra libertad. No habrá independencia sin sacrificios”. Su declaración cayó como una bomba y la reacción unánime fue de absoluto rechazo. Una consellera respondió enseguida: “Perjudicar a la economía española nos perjudica a nosotros también. Estamos en un mundo global”. Artur Mas, el mesías resucitado, declaraba que la respuesta a la sentencia del “procés” no debía alterar el orden público: “Una cosa es defender la resistencia pacífica y otra defender una alteración del orden público que llevaría a consecuencias que no serían buenas para todos”. Una pregunta me machaca la cabeza. Si no estamos dispuestos a hacer daño y a hacernos daño: ¿entonces a qué estamos jugando? Quizás todo no ha sido más que un cuento que ha terminado mal. Muy mal. Con detenidos, exiliados y heridos. Los políticos independentistas: ¿fueron unos ineptos o bien fueron unos ingenuos? Creo que esos adjetivos ya no son insuficientes para calificarlos. El Presidente de la Generalitat, impertérrito, anima a seguir adelante y, a la vez, manda que su lugarteniente reprima. Sin duda, cumplen con diligencia. Lejos se oyen los gritos de: “La policía española y la policía catalana unidas jamás serán vencidas”. ¡Pelotas de goma y pelotas de foam juntas siempre aciertan!

Solo es un cubo de basura

Beckett en estado puro. El Estado español vive protegido en el interior de un cubo de basura. No tiene piernas y saca la mano para cazar todo aquel que se le acerca. Yo añadiría que tampoco tiene cerebro. El movimiento independentista, por su parte, esperando a Godot, y mientras para entretenernos, organiza coreografías algunas de las cuales son brutalmente atacadas. Eso sí, la violencia no nos representa. Somos gente de paz. Los políticos independentistas afirman que, si perseveramos como la gota de agua que cae insistente, algún día venceremos. El cambio climático seguro que cooperará en esta ímproba tarea. “Ho tornarem a fer” (Lo volveremos a hacer). Más allá de la admirable dignidad personal del que pronunció esta frase, se trata de una frase infantil dirigida al Padre que está enfadado. ¿Y si matáramos al Padre? Tranquilos, no os preocupéis. Construiremos un Estado-nación nuevo mucho más amplio y soleado. Tranquilos, seremos capaces de pasar de “la Ley a la Ley”. Incluso ya tenemos estructuras de Estado. Además toda Europa nos apoyará. El mundo nos mira lo bonitos que somos. Todo mentira. En la cárcel se pudren los presos políticos. Libertad ya para ellos y ellas. Pero cuando vuelvan a sus casas, por favor, que lean a Marx. También a C. Schmitt. Era un nazi redomado pero inteligente. Estudiar un poco la historia de España no estaría tampoco mal. Por cierto, se agradece la dedicación de estos juristas que, si bien nunca han defendido ningún movimiento social, participan en tertulias para desvelarnos los secretos de la sentencia. Basta de marear la perdiz. Precisamente este alemán reaccionario ya lo dejó bien claro: “No se necesita derecho para hacer el derecho”.

La escena teatral se cierra momentáneamente. El cubo de basura en el que reside el Estado español tiene una grieta por la que vigila una calle cada vez más exaltada. Parece que una piedra ha abollado su orgullo. El nacionalismo catalán, por su parte, empieza a temer un cierto descontrol social. En realidad no sabemos cuál de los dos gobiernos —el que se escribe con “b” o el que se escribe con “v”— teme más lo que sucede. Son personas de orden. El diputado con nombre de ladrón, y que aúna ignorancia y cinismo como nadie nunca antes ha sido capaz, fue expulsado de la manifestación convocada el día de la huelga general.

La vida da mucha vueltas

Cuando la policía golpea y saca ojos, muchos sabemos inmediatamente al lado de quien hay que ponerse. No dudamos ni por un instante. De la misma manera que el 1 de octubre, el día que tuvo lugar el referéndum, acudimos a votar cuando no vamos nunca a votar. En aquella ocasión, sin embargo, había que ir aunque fuera sencillamente para introducir en la urna un papel en el que estaba escrito “No le deseo un Estado a nadie”. Porque ciertamente son dos nacionalismos enfrentados —el independentismo es una forma más de nacionalismo ya que no existe una diferencia pura y libre— pero no son iguales. Creer que son intercambiables es demasiado fácil y cómodo. Lo que, por supuesto, no significa engañarse. Mediante el Estado, el nacionalismo español aplica un único programa: “transformar la fuerza en derecho y la obediencia en deber”. Es su modo concreto de defender el capitalismo. No hay más. De hecho esta deriva fascista del capitalismo siempre le ha sido inherente, la novedad son las distintas formas que en la actualidad adopta. En nuestro caso, esta involución que ocurre a nivel mundial, no se plasma como populismo sino como política democrática. En este sentido hay que interpretar la sentencia contra los políticos independentistas. Evidentemente, se trata de una venganza del Estado español, pero la represión apunta a todo tipo de disidencia. A partir de ahora, cualquier alteración del orden público, cualquier protesta o crítica podrá ser juzgada como sedición y castigada con muchos años de cárcel. También una pelea de bar con las personas equivocadas en un lugar en el que son poco queridas.

La sentencia es una venganza del Estado Español, pero la represión apunta a todo tipo de disidencia

El nacionalismo catalán, aunque a pequeña escala, participa también de esta política democrática que ha permitido la aplicación de las conocidas medidas neoliberales: recortes, privatizaciones, políticas de concertación público-privadas en los servicios etc. Bussiness friendly, lo llamaban. Es más, su fuga hacia adelante subiéndose en el carro del independentismo le ha servido maravillosamente para ocultar la corrupción y arrinconar la expresión política del malestar social. La Generalitat llevó a juicio a veinte manifestantes del 15M por haber rodeado el Parlament y la condena de ocho de ellos a tres años de cárcel satisfizo especialmente a uno de los abogados defensores de los presos políticos. Este abogado y político aseguró que “la sentencia concuerda muy bien con el sentimiento mayoritario del pueblo de Cataluña”. El futuro y ansiado Estado catalán ya se entrenaba también en la venganza aunque fuera hipócritamente diferida a la Audiencia Nacional.

La inmanencia desmonta la ficción

Las razones de la eclosión del independentismo son muchas e indudablemente van más allá de lo dicho. El Estado español es un Estado-guerra. El sistema de partidos catalán, por su parte, es un escarabajo pelotero incapaz de autocrítica. La pelota que con sus patas delanteras empuja es una gran mentira hecha de múltiples pequeñas mentiras. La gran mentira que, paradójicamente, supone el punto débil del independentismo, consiste en pretender construir el pueblo catalán como una unidad política. La ficción de un pueblo homogéneo, es decir, de una masa moldeable mediante ritos y referencias a montañas sagradas constituye el fundamento sobre el que se sustenta la legitimidad del futuro Estado. Hay que reconocer que el Govern ha sido un maestro en el manejo de la trascendencia. Nosotros, vuestros representantes. Arriba. Vosotros, nuestro pueblo. Abajo. Ahora cantemos juntos. Por eso es fundamental analizar cómo en cada ocasión en la que ese pueblo – en el fondo menospreciado por las élites del poder – quería tomar la palabra, era acallado. Acallar significa algo muy concreto: la desactivación de cualquier acto o manifestación que se escape del redil y pueda desbordar la negociación que nunca llega. Empezando por el 1 de Octubre a punto de ser anulado ya de buena mañana, pasando por la manifestación histórica del 3 de Octubre desconvocada porque se acercaban unos temibles grupos fascistas (o eso decían). Por no hablar del simulacro de Declaración Unilateral de Independencia. O de la participación entusiasta en las elecciones convocadas por el propio Estado español que acababa de reprimir a la gente. Al instante. Cuando el pueblo resquebraja el corsé impuesto de la unidad política, cuando se transforma en un cuerpo opaco en el que se recoge tanto el catalanismo histórico insobornable como el malestar de los que no tienen futuro, entonces la ficción maleable desaparece y la inmanencia da miedo. Ahora toca limpiar el pueblo de violentos infiltrados.

¿Quién gestionará la decepción? ¿Quién pagará el precio por haber empujado la bola de mierda a ningún lugar?

Se afirma que el independentismo catalán está dividido entre los pragmáticos y los que siguen defendiendo la unilateralidad. A estas alturas – basta ver la desafección política y el enfado de la gente – ya nadie se cree que esta división sea realmente una cuestión importante. Se trata de una simple pugna por ver quien acapara más escaños en las próximas elecciones. En el fondo, lo que se plantea realmente es la famosa pregunta nietzscheana: ¿cuánta verdad es capaz de soportar el movimiento independentista? O lo que es lo mismo traducido en términos monetarios: ¿quién gestionará la decepción? Es decir, ¿quién pagará el precio por haber empujado la bola de mierda a ningún lugar?

Se acaba la función

Final de partida. Después de la huelga general del día 18 de octubre la situación ha cambiado mucho. La función teatral sigue en marcha, pero el cubo de basura donde el Estado español se cobija ha sido fuertemente sacudido. Algunos de sus ministros han tenido que salir a dar la cara. Hay separación de poderes y os aseguramos que el cubo de basura está limpio. España es una democracia consolidada. El escarabajo pelotero corre por el escenario sin saber mucho qué hacer. Está perdido. El sistema de partidos catalán no tiene hoja de ruta. Hay gente muy encolerizada que desea aplastarlo. Creen que les han tomado el pelo. Otros hartos, simplemente han decidido bajar del mundo de la representación. Ya no esperan ni lo inesperado. Ahora la fuerza de la gente se ha transformado en fuerza de dolor. “Padre y madre: nos habéis vuelto a defraudar”. Y algún hijo o hija con un poco más de mala leche añadirá seguramente: “Ya solo os falta poneros en el cordón de seguridad entre la policía y nosotros cantando La Estaca”. Los nacionalismos o se abrazan o se matan entre sí. Creer que el nacionalismo y el anticapitalismo pueden conjugarse es una quimera. Basta con ver la desorientación de la izquierda independentista y oír su retórica vacía. Ninguneados en los momentos clave, utilizados cuando convenía. En este campo de juego no hay otra salida. Se buscan “traidores” capaces de firmar un pacto de rendición. La buena gente que ama el orden venga de donde venga, esa mayoría silenciosa tan apreciada por el poder, los considerará “unos valientes” y los llamará “hombres de Estado”.

La independencia no va (solo) de independencia

Desde una lógica de Estado (y de deseo de Estado) no se puede esperar otra salida. El nacionalismo hegemónico — empezando por el actual Presidente de la Generalitat— ha querido siempre encerrar el movimiento independentista en el interior de una reivindicación identitaria. Sin obviar, claro, la cuestión de Catalunya y todo lo que su historia conlleva, esta estrategia interesada ha provocado silencio e incomprensión en España. Sin embargo, las manifestaciones de estos días han resignificado completamente la palabra “independencia”. El grito de independencia, cada vez más, es escuchado aquí, pero también en Madrid, Granada… como un grito de rabia colectiva. ¿Quién nos impide pensar y defender entonces una salida distinta? Imaginemos que los que están hartos de mentiras y de precariedad, los que ven cada día como su vida no vale nada, deciden ocupar el Parlament y declarar una República de repúblicas. Imaginemos que la fuerza de dolor se organiza estratégicamente para gritar “Que se vayan todos” y continua el “procés”, aunque ahora como un proceso destituyente. La lucha de clases puesta de nuevo en un primer plano y quien desee seguir ondeando la bandera estelada, que lo haga pero sin engañarse. Una bandera no es más que una bandera, y el odio contra esta sociedad injusta y miserable no necesita ninguna para expresarse. Pero hay que ir hasta el final.

Descarrega aquest article per llegir-lo amb el teu e-reader o imprimir-lo

Aquest article només és possible gràcies a la col·laboració de les persones subscriptores

El periodisme no pot dependre dels grans poders econòmics o polítics, ni de grans anunciants o subvencions.

Subscriu-t'hi ara

Amb la modalitat anual, rebreu el pròxim Dossier CRÍTIC 'Justícia Global'

Torna a dalt
Aquest web utilitza cookies. Si continues navegant entenem que ho acceptes.
Accepto Més informació